domingo, 26 de enero de 2014


Fue entonces que me dije:

"este chico no es como los otros"

y así empezó el sortilegio

Una rosa hizo brotar otra rosa

sobre un campo estéril

lleno de arbustos quebradizos

Al fin y al cabo, todo es combustible

inclusive las ramas secas

que pueblan mi corazón.


Una rosa surgió temerosa

del cruce entre tus cejas y mis labios

que al estar alineados en tan perfecto ángulo

produjeron eso que yo llamo un surco,

una sombra, un misterio

un amor...